Fijan para 24 de junio el juicio político contra Miguel y Pineda

Si los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau, no son liberados por la dictadura a mas tardar el 18 de junio, se verán las caras con sus verdugos el 24 de este mes. El juez del régimen, Edgard Altamirano, reprogramó el juicio contra los dos presos políticos para ese día.

El anuncio lo hizo en las redes sociales el abogado de los periodistas, Julio Montenegro. El penalista resaltó que el juicio fue programado “varios días después de la fecha tope que el gobierno había dispuesto para liberar a todos los presos políticos”.

La dictadura se comprometió en el diálogo nacional a liberar a más tardar el 18 de junio a todos los presos políticos. Sin embargo, el pasado lunes cambió el término liberar por “excarcelar” en los acostumbrados comunicados leídos por el canciller Denis Moncada.

Programando el juicio para esas fechas “quieren hacer creer que no van a cumplir con la liberación” dijo a Confidencial la esposa de Mora Verónica Chávez. “Pero tiene que liberarlos, a este gobierno no le queda más opción que liberarlos”, resaltó.´

Los dos periodistas, fueron secuestrados el pasado 21 de diciembre del Canal 100% Noticias donde Mora fungía como director propietario y Pineda Ubau como jefa de prensa. Ambos son acusados de media docena de delitos, incluido terrorismo, sin que a la fecha se presenten pruebas de las acusaciones.

No saben cómo liberarlos

“Ellos saben que son inocentes, saben que fue error apresarlos, pero le vendieron tanto a su bases que Miguel y Lucía eran terroristas que ahora no saben cómo liberarlos”, destacó Chávez.

Chávez dijo que era “absurdo y ridículo” que continúen reprogramando juicios cuando “lo que tienen que anunciar es la fecha en que todos serán liberados”.

La dictadura mantiene en sus cárceles a 182 presos políticos cuando faltan menos de dos semanas para que se cumpla el plazo de liberarlos a todos. Hasta la fecha 521 reos de conciencia han sido excarcelados. Sin embargo, el régimen se niega a otorgarles la libertad plena y los mantiene bajo las figuras de “casa por cárcel” o “convivencia familiar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *